MIDORI & EL 18-O

$12.000

Midori de Marcelo Rioseco es un verdadero acontecimiento poético en lengua española.

Escrito en una lengua que ya no es la que era, sino en una que será, y que tiene los actos de habla propios de los antiguos profetas, la música latinoamericana de un sin nombre ni rostro, de un «ángel loco y de sus soldados de terciopelo» que bajan desde el norte continental a Santiago de Chile, para confrontarse con la patria, en tour apocalíptico, pasando por ciudades dolientes y violentadas, imprimiendo huellas de sus fantasmagorías y dejando la gracia del parentesco irresuelto. Es en esto en lo que está radicado su gran mérito y en abrirles a los jóvenes de toda edad un verso que se auto cura de la metástasis amarga del tiempo ido y de las serpientes del presente violento, drogo y transmigratorio.

Hay que celebrar el altruismo verbal y la valentía del poeta, y mucho más esta novela distópica, escrita en poemas que se instala vociferante y mordaz en la calle, con el telón de fondo-ahora una gigantografía in motion, o, mejor dicho ya y al día, una Sphere tipo Las Vegas, donde se proyectan nuestros pecados como constelaciones alucinadas y algo del amor a Dios y al prójimo que no hemos sabido vivir con la dignidad requerida para el caso de nuestra azarosa y condenada existencia-, con el lienzo de un Bosco casi en animé de esa “inmensa memoria del mundo / y sus laberintos de azufre y odio»; un relato que se posiciona en un escenario al que sube esa dramatis persona que parece ser una especie de Chatbot que responde a los prompts airados del poeta, a quien «Sobre un pantanal de muertos / la tropa chilena [le] pidió escribir esta historia / a condición de seguir vivo lejos de estos parajes sin historia».

Esta Midori, una ópera panketa sudacamericana de Rioseco, ya se la leía en ciernes en su Ludovicos… (1995), y este ahora ha sido remozado en su épica celeste por esta enemiga declarada de la tropa chilena.

Luis Correa-Díaz

University of Georgia

Categorías: , Etiquetas: ,